“Este es un momento privilegiado como pocos: ocupar un cargo de esta magnitud con esta enorme responsabilidad.


Se vienen muchas cosas a la mente. Indudablemente también se tiene un enorme listado de agradecimientos... agradezco principalmente y fundamentalmente a aquellas personas que son importantes en mi vida, aquellas personas que siempre en las buenas, en las malas, en las diferentes circunstancias que a uno le ha tocado vivir, han estado presente: mi familia. Toda mi familia empezando por mi padre, mi madre, y toda mi familia actual que hoy me acompaña, mis hijos, mi hermana...


Asimismo uno, en este camino que ha elaborado, tiene diferentes circunstancias que lo han llevado a formar una segunda familia que es el CECU, el Centro de Empleados de Comercio de la ciudad de Ushuaia. A todos ellos y a cada uno, principalmente a Pablo, el secretario general de esta organización; a cada miembro de comisión, a cada delegado de cada establecimiento, que bien saben la historia desde el año `97 cuando emprendimos un camino de cambiar la historia y la realidad de todos los empleados de comercio de nuestra ciudad; y sin lugar a dudas lo hemos logrado con toda dignidad y hemos hecho un libro totalmente diferente o una página diferente de lo que fue el empleado de comercio allá en el año `97 y el día de hoy.


Mi eterno agradecimiento a todos ellos y desde ya me siento, y siempre me sentiré, parte de esta gran familia mercantil.
En tercer lugar quiero agradecerle a toda la comunidad de nuestra ciudad; a toda la ciudadanía que ha hecho posible por el voto popular que hoy ocupe esta enorme responsabilidad.


A toda la militancia del partido justicialista, a todo mi querido y enorme PJ que lo llevo en mi corazón... recordando desde ya la enorme responsabilidad que me han dado para ocupar este cargo, y tratando de brindar y dejar todo por esta ciudad.


En estos dos años y medio que me ha tocado vivir -dentro de un cuerpo deliberativo con 5 bloques políticos- podemos afirmar que si queremos a la ciudad, todo puede ser posible. Y no tengo ninguna duda que tanto los concejales que hoy están dejando su función y los nuevos concejales que hoy tienen la enorme responsabilidad de llevar adelante las riendas y el destino de la labor legislativa de nuestra ciudad, podremos unificar criterios para mejorar la calidad de vida de cada habitante de esta hermosa y querida ciudad.


Me pongo a disposición de toda la cúpula política de la Provincia. Es momento de olvidarnos de la bandería política porque la sociedad necesita que unifiquemos criterios, que utilicemos la materia gris para llevar adelante esta hermosa Provincia que así lo reclama. Apuesto a que eso va a ser posible.


Estoy convencido de que el camino de diálogo es el que tenemos que caminar y de esta manera lograr el objetivo principal: tener la Provincia y las ciudades que todos los fueguinos nos merecemos. Muchas gracias”.

 

(sesión preparatoria 16 de diciembre de 2011 – acto toma de juramento)